ESTUDIANTES

Como escribo mi TFG / TFM

Presta atención a la forma de escribir tu trabajo, define una estructura y unas partes que se correspondan con el mensaje que quieres transmitir. Sigue las recomendaciones en cuanto la numeración y la paginación de los elementos que conforman tu trabajo. Ten presente criterios gráficos básicos y mantiene una coherencia de estilos.

Es indispensable que el trabajo esté correctamente redactado y estructurado, su presentación de forma no adecuada puede dificultar la lectura. El trabajo se ha de redactar con corrección, en un lenguaje claro y directo, y con una buena estructuración de la información. Se trata de permitir lecturas parciales y puntuales.

La creación de trabajos académicos requiere conocimientos sobre la redacción de trabajos científicos. Asimismo hay un conjunto de recomendaciones sobre la estructura y los elementos de un trabajo que son bastante universales y que se pueden encontrar recogidas en manuales de metodología del trabajo científico y en guías de estilo para la redacción. Una selección de estos materiales se puede encontrar en las bibliotecas de la UPC:

Guía de redacción científica del Servicio de Lenguas

#20 recomendaciones para redactar bien

La estructura del trabajo debería estar formada, como mínimo, por estos elementos obligatorios: portada, sumario, introducción, cuerpo del trabajo, conclusiones y / o recomendaciones y bibliografía. Además, en su caso, se puede incluir alguno de estos elementos que se consideran opcionales: resumen, lista de abreviaturas y símbolos, anexos e índice alfabéticos.

  • Portada. Es la fuente que permite identificar el trabajo. Los datos que se harán constar dependen del tipo de trabajo, pero algunas de las fundamentales son: el título, el autor, asignatura, profesor y grupo, director, departamento universidad, título al que se opta (en caso de tesis y proyectos de final de estudios), y fecha de presentación. Tras la portada suelen dejar una o más hojas en blancos por cortesía.
  • Resumen. Es un texto breve, alrededor de unas 250 a 500 palabras redactado de forma normalizada de acuerdo con la ISO 214, en el que se informa del contenido y la naturaleza del documento, a fin de que el lector pueda decidir si quiere leer el trabajo entero. Se hacen constar especialmente los objetivos, los métodos, los resultados y las conclusiones utilizando la terminología normalizada de la materia.
  • Sumario o tabla de contenido. Se consignará el título de todos los apartados y las subdivisiones por orden de aparición en el texto con la indicación de la página donde empiezan. Si hay ilustraciones y cuadros numerados, se acostumbra a hacer un sumario aparte.
  • Lista de abreviaturas y símbolos. Obligatoriamente se debe hacer constar lo que a priori no pueda ser fácilmente entendido por lectores, aunque lo más sencillo es indicar todas las utilizadas a lo largo del trabajo
  • Introducción. Se debe definir brevemente el propósito y los objetivos, la motivación, el alcance (cronológico, geográfico, tipológico, etc.) y su justificación, un comentario general sobre los documentos consultados y la metodología empleada, los agradecimientos generales y la fecha de cierre de las diferentes etapas del trabajo.
    Cuerpo del trabajo. Debe estar dividido en capítulos homogéneos numerados que se podrían agrupar en cuatro grandes ámbitos: la teoría, el método, los resultados y la discusión.
  • Conclusiones y / o recomendaciones. Deben ser el resultado de la presentación clara y ordenada de las deducciones hechas a lo largo del trabajo.
  • Bibliografía. El conjunto de documentos consultados, citados o no, a lo largo del trabajo, forman la bibliografía que se presenta al final del trabajo ordenada cronológicamente o alfabéticamente. Las bibliografías ordenadas por temas, con comentarios o sin, que sirven para presentar el estado de la cuestión con documentos que no han sido citados a lo largo del trabajo se suelen dar como anexo.
  • Anexos. Su finalidad puede ser completar el cuerpo del trabajo con información que no ha encajado para no romper la presentación lógica y ordenada, u ofrecer datos complementarios que ayuden a entender los métodos empleados. También se pueden incluir otros materiales complementarios, difícilmente intercalables como planos, muestras, fotografías, glosarios, etc. La información complementaria del trabajo incluida en los anexos se citará al final de cada uno de ellos.
  • Índice alfabéticos. Complementan los sumarios con puntos de acceso más específicos. Dado que el trabajo puede servir para buscar datos muy concretos, es muy útil que el lector pueda encontrarlas rápidamente. La generación de un índice alfabético de conceptos, de nombres de personas, instituciones, o lugares significativos, es factible en la actualidad gracias a los procesadores de textos.
  • Los epígrafes de capítulos, apartados y subapartados deben aparecer jerarquizados por la tipografía y con números arábigos subdivididos por puntos. Por ejemplo:
    • 2. capítulo
      • 2.1 Apartado
        • 2.1.1 Subapartado
  • Los anexos se identificarán por letras mayúsculas consecutivas. Por ejemplo:
    • anexo A
    • anexo B
    • anexo C
  • Los trabajos se presentan en hojas escritas a dos caras.
  • Todas las hojas, Salvo la portada, las hojas de respeto y el sumario, deben estar numerados con un número arábigo normalmente colocado en el pie de la hoja que comenzará por el número 3 o 4 en función del número de hojas sin numerar que haya al principio.

Espaciado y márgenes

  • Hay que observar las prescripciones que se pidan para la presentación del trabajo en relación a si el texto se puede mecanografiar a uno o dos espacios. Con todo, hay que recordar que lo más correcto es la presentación en dos espacios y la utilización de una sola familia de letras.
  • Hay que dejar respirar el texto y, por tanto, hay que fijar unos márgenes adecuados y facilitar la lectura fragmentada del texto con espacios entre apartados y párrafos.

Notas y pies de página

  • Las observaciones y recomendaciones que complementan el texto se deben dar en una nota a pie de página o final de capítulo.
  • La indicación en el texto será en superíndice.

Figuras y tablas

  • Si son esenciales para la comprensión del texto principal deben estar intercaladas en el cuerpo del trabajo dentro de un recuadro.
  • Hay que citar a pie de página el documento de donde se han extraído y deben ir acompañadas de una leyenda que permita entender la figura o la tabla. Deben estar numeradas en secuencias diferentes para figuras y para mesas.

Última actualización: 18 / 02 / 2019
Servicio de Idiomas y Terminología

Servicio de Idiomas y Terminología

El Servicio de Lenguas y Terminología de la UPC pone a tu alcance recursos para mejorar la redacción de tu trabajo